top of page

Yin Yoga

¿que es este estilo de yin tan popular y tan revolucionadrio?

yin yoga

El yin yoga es una práctica lenta de asanas, o posturas, que se realizan normalmente en el suelo, y se mantienen de forma pasiva durante un periodo de tiempo 'largo', normalmente entre los 2 y los 6 minutos, logrando así un amplio estiramiento y permitiéndonos calmar la mente y el cuerpo.
 

Gracias a esta práctica lenta podemos conseguir sensaciones de bienestar placenteras, perfectas para desconectar, disfrutar y relajarnos. Se trata de sostener la quietud y movernos lentamente entre postura y postura.
 

Esto no quiere decir que la práctica de yin no requiera esfuerzo. Puede resultar complicado sostener una postura durante tanto tiempo. En yin es la gravedad la que actúa sobre nuestro cuerpo, y los estiramientos consiguen llegar hasta los tejidos más profundas, como las fascia o tejido conectivo.
 

También se trabajan los canales energéticos (llamados meridianos) de los nervios y el sistema sanguíneo que puede que conozcáis si estáis familiarizados con la medicina tradicional china o la acupuntura.

el propósito del yin yoga

Aunque los beneficios del Yin Yoga son muchos, esta práctica permite que la energía vital, o prana, del cuerpo pueda movilizarse libremente a través de los meridianos (canales energéticos denominados nadis en el hatha yoga). Esto posibilita revitalizar los órganos, calmar la mente y estimular el tejido conectivo, los tendones y los ligamentos.

En las prácticas dinámicas, los músculos están activos y usamos fuerza de voluntad y esfuerzo a la hora de realizarlas. Sin embargo, en el Yin Yoga aplicamos la consciencia a través de una práctica pasiva y consciente. 

En el Yin Yoga nos disponemos de una actitud pasiva y tomamos el rol del observador/a. Es una práctica donde bailamos entre el soltar y el sostener, en la que nos rendimos al momento presente y saboreamos las sensaciones del momento.

  • Mejora la flexibilidad: El estiramiento sostenido ayuda a liberar la tensión en el tejido conectivo, lo que puede aumentar la flexibilidad y la amplitud de movimiento, especialmente en la cadera, la pelvis y la columna vertebral.

  • Estimulación de la circulación: Las posturas de Yin Yoga pueden mejorar la circulación sanguínea en las áreas objetivo, lo cual es beneficioso para la salud general y la vitalidad de los tejidos.
     

  • Reducción del estrés y la ansiedad: La práctica tranquila y meditativa del Yin Yoga puede promover la relajación y ayudar a disminuir los niveles de estrés y ansiedad. La respiración profunda y consciente es un componente clave que ayuda en este proceso.
     

  • Mejora de la presencia: Debido a su naturaleza tranquila y su ritmo lento, el Yin Yoga puede ser una introducción excelente a las prácticas meditativas o un complemento para profundizar la meditación existente.
     

  • Liberación de tensiones emocionales: Algunos practicantes reportan que el Yin Yoga les ayuda a liberar emociones reprimidas, ya que las posturas pueden desencadenar la liberación de tensiones no solo físicas, sino también emocionales.
     

  • Estimulación de los meridianos energéticos: Las posturas de Yin Yoga pueden ayudar a estimular los meridianos o canales energéticos del cuerpo, lo que puede contribuir a equilibrar el flujo de energía vital (prana).
     

  • Preparación para prácticas más activas: Para los atletas o practicantes de yoga dinámico, el Yin Yoga puede ser un complemento útil para preparar el cuerpo para actividades más intensas, al ayudar a mantener la salud de las articulaciones y la flexibilidad.
     

  • Recuperación y rehabilitación: Las posturas y la práctica suave del Yin Yoga pueden ser beneficiosas en periodos de recuperación de lesiones, ya que las posturas modificadas y sostenidas permiten una aproximación cuidadosa al ejercicio físico.

beneficios del yin yoga

WhatsApp Image 2023-12-02 at 17.26.57.jpeg
bottom of page